Rebelión a la alarma (día 23 de 30)

Seguí escribiendo pasada la hora. Le podría echar la culpa a Mozart, a Dinamarca, a la chica que dejé allá. Pero no. Simplemente no quiero dejar de escribir.